Hace frío afuera: abrígate y mantente saludable

Denisse Oller

por Denisse Oller

Dependiendo del lugar donde vivas, el invierno puede ser una estación de grandes desafíos. Puede ser divertido el primer mes o hasta el segundo, pero una vez que pasan las festividades y se impone la realidad de casi tres meses de frío, nieve y cielos grises, es muy probable que llegues a hastiarte de todo eso. Aquí te presentamos algunos consejos para hacer más soportable esta temporada:

1. Haz ejercicio

Cuando hace frío afuera, puede ser difícil querer salir de la cama, y mucho más salir a hacer ejercicio. Sin embargo, algunos estudios muestran que el ejercicio es una excelente manera de estimular el sistema inmunológico de manera natural, y por lo tanto, es muy útil para ayudar a tu cuerpo a mantenerse saludable justo durante la temporada de resfriados y gripe. Además, el ejercicio ayuda a disminuir los niveles de estrés, lo cual puede auxiliar a tu cuerpo en caso de que deba combatir una infección.

Si sueles hacer ejercicio al aire libre, considera la posibilidad de inscribirte en un gimnasio en esta temporada del año, de modo que no pongas al frío como excusa. También puedes aprovechar esta época ¡para hacer ejercicios en grupo con tus amistades y tu familia! Hacer de la actividad física un evento social te ayudará a salir de casa aun cuando el clima sea congelante.

2. Come bien y duerme lo suficiente

En la mayoría de las festividades invernales, se incluyen comidas abundantes y elaboradas con ingredientes de temporada. Si bien estos platillos se pueden disfrutar con moderación, asegúrate de cuidar el consumo de grasas y azúcares como en cualquier otra época del año. Los alimentos saludables, como las frutas y verduras, son ricos en vitaminas y minerales, y ayudan a fortalecer tu sistema inmunológico y evitar que sufras aletargamiento.

Otro aspecto importante para ayudar a tu sistema inmunológico es dormir bien. Si no duermes lo suficiente, le restas tiempo a tu cuerpo para que descanse y se recupere, lo cual puede ponerte en una situación vulnerable ante las infecciones y enfermedades. Así que ve temprano a la cama y asegúrate de dormir ocho horas de corrido.

3. ¡Cuidado con los gérmenes!

Esto es muy breve y sencillo: asegúrate de lavarte las manos apropiada y regularmente. Aquí publicamos un artículo completo sobre el tema. Quédate en casa si tienes una infección y haz que tus compañeros de trabajo hagan lo mismo. Por último, si no te has vacunado aún contra la gripe estacional, ve al consultorio más cercano y pide que te vacunen cuanto antes

4. No pierdas de vista tu salud mental

Es muy fácil olvidar que el cuidado de la salud mental es vital para mantenerte saludable, y es especialmente importante darle prioridad a este aspecto durante el invierno. Al menos, 6 por ciento de las personas sufren de Trastorno Afectivo Estacional (SAD, por sus siglas en inglés). De acuerdo a la Clínica Mayo, el SAD es “un tipo de depresión que se deriva del cambio de estación”. Por lo general, afecta a las personas a comienzos del otoño y se agrava en el invierno, pudiendo derivar en una amplia gama de síntomas, como disminución de la energía, depresión, insomnio, cambios en el peso o el apetito y dificultad para concentrarse.

Si crees que pudieras padecer el SAD, consulta a tu médico sobre las opciones disponibles de tratamiento. La terapia de luz, por ejemplo, puede ser útil para quienes padecen síntomas ligeros. Si tu caso es más grave, tu médico puede sugerirte medicamentos o terapias al respecto.

 

Fuentes consultadas:

https://www.health.harvard.edu/staying-healthy/how-to-boost-your-immune-system

https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/seasonal-affective-disorder/symptoms-causes/syc-20364651

https://www.pinnaclehealth.org/wellness-library/how-to-stay-healthy-during-winter/

https://www.aafp.org/afp/2000/0301/p1531.html

https://familywize.org/blog/4-research-backed-ways-to-stay-healthy-in-winter-weather