Mes de Concientización del Cáncer de Mama

Cada año, en octubre se conmemora el Mes de Concientización del Cáncer de Mama. Con excepción del cáncer de piel, el de mama es el más común entre las mujeres estadounidenses. Se calcula que en 2020, alrededor del 30 por ciento del total de nuevos casos de cáncer serán de mama.

 

Durante la pandemia de la COVID-19, en Estados Unidos y en muchos otros países se suspendieron los programas de detección de cáncer de seno; de allí que sea crucial que todas las mujeres que debieron haberse chequeado durante la pandemia, no dejen de hacerlo ya que aún están a tiempo.

 

Aun cuando esta enfermedad les cobra la vida a miles de personas de todo el mundo cada año, no debe perderse la esperanzas: tan solo en Estados Unidos, hay más de 3.5 millones de sobrevivientes de cáncer de mama. Los mejores procesos de detección y su aplicación temprana han desempeñado un rol sustantivo en el propósito de reducir las muertes por esta causa a nivel mundial, y en este sentido, la educación es parte vital para mantenernos sanas.

 

Es importante conocer las señales de alerta del cáncer de mama a fin de detectarlo a tiempo y para iniciar un tratamiento tan pronto como sea posible. Si bien la mayoría de las bolitas en los senos son inofensivas, es necesario que consultes inmediatamente a tu médico en cuanto detectes uno para que lo examinen.

Algunos posibles síntomas que debes considerar son: 

 

  • Hinchazón de todo el seno o en alguna parte de él (inclusive, si no percibes un bulto o bolita)
  • Irritación de la piel o formación de hoyuelos
  • Dolor en el seno o en el pezón
  • Retractación del pezón (crecer hacia adentro)
  • Enrojecimiento, endurecimiento o formación de escamas en el pezón o en la piel del seno
  • Escurrimiento del pezón (distinto al de la leche materna)
  • Ganglios linfáticos inflamados

 

Si has observado alguna de estas señales, debes consultar a tu médico inmediatamente para que él o ella determine si hay o no razón de preocupación.

Una de las cosas más importantes que puedes hacer para mantenerte sana es realizar tú misma un examen de senos al menos una vez al mes. De acuerdo al Centro Médico Johns Hopkins, “40 por ciento de los diagnósticos de nuevos casos de cáncer de mama fueron detectados por mujeres que sintieron una bolita o un bulto en sus senos”. Por medio de la auto examinación regular podrás familiarizarte con la vista y la sensación de tus pechos, y así será más fácil detectar alguna(s) de las señales de alerta mencionadas antes.

Puedes examinar tu pechos de manera sencilla al bañarte: basta explorar tus senos y axilas con tus dedos de manera circular, de afuera hacia el centro, para detectar cualquier posible abultamiento, endurecimiento o nudos duros. También, debes inspeccionar con la vista tus pechos frente al espejo para comprobar si hay hinchazón, cambios en el contorno de los pezones o formación de hoyuelos en la piel (tipo celulitis). Asimismo, debes exprimir tus pezones para ver si sale algún fluido. Visita esta página web para conocer instrucciones más detalladas sobre la manera en que debes realizar una auto exploración de tus pechos.

Si bien la realización de auto exploraciones mensuales es muy útil para detectar a tiempo el cáncer de mama, no pueden considerárseles como sustitutas de la mamografía para mujeres mayores de 40 años. La mamografía es un examen a base de rayos x en los pechos, el cual es de gran utilidad para que los médicos puedan detectar el cáncer de mama; en algunos casos, llega a detectarse hasta tres años antes de que pueda sentirse, según informes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

La mamografía no es recomendable para mujeres menores de 40 años, pues ellas tienen por lo general un tejido mamario más denso, lo cual dificulta la detección de bultos o tumores. Si tienes 45 años o más, debes someterte regularmente a la mamografía, siempre de acuerdo a las indicaciones de tu médicos para asegurarte de que tus senos están sanos y que no hay señales de formaciones anormales.

Además, el Programa Nacional de los CDC para Cáncer Cervicouterino y de Mama y de su Detección Temprana ofrece servicios de análisis y diagnóstico para mujeres de bajos ingresos que no cuentan con seguro médico. Averigua si reúnes los requisitos y hazte las pruebas necesarias, pues tu vida podría depender de esos exámenes y de las pruebas regulares que te realices al respecto.

Los estudios que comparan las incidencias de cáncer de mama por raza y etnicidad indican que:

  • Las mujeres afroamericanas menores de 45 años tienen una mayor incidencia de cáncer de mama que las mujeres blancas.
  • Aun cuando la tasa de diagnóstico de cáncer de mama es ligeramente menor entre las mujeres afroamericanas que en las mujeres blancas, la tasa de mortalidad por cáncer de mama es mayor entre las mujeres afroamericanas.
  • Entre las mujeres hispanas, el cáncer de mama es el tipo más común de cáncer y la principal causa de muerte por cáncer.
  • Las mujeres latinas tienen más probabilidades que las mujeres blancas de ser diagnosticadas con cáncer de mama en su etapa tardía, y asimismo, tienden a desarrollar tumores más grandes.
  • Las mujeres asiáticas y de las islas del Pacífico Sur tienen una menor incidencia de cáncer de mama en comparación con las mujeres blancas y afroamericanas.

 

Aunque no te es posible cambiar algunos factores determinantes del cáncer de mama, como el envejecimiento o la historia clínica de tu familia, sí puedes reducir en cambio los riesgos al cuidar mejor tu salud. A continuación, te presentamos algunos consejos que pueden serte útiles para disminuir el riesgo de que contraigas cáncer de mama:

 

  • Mantén un peso saludable. Asegúrate de elegir alimentos que puedan ayudarte a mantener un peso saludable y consume cinco o más porciones de distintas verduras y frutas al día.
  • Ejercítate regularmente. Los adultos deben practicar actividades de moderadas a vigorosas, al menos 30 minutos diarios, durante cinco días o más a la semana.
  • No consumas alcohol o limita la ingesta de alcohol a no más de un trago al día.
  • Si tienes una historia clínica familiar de cáncer de mama o cambios heredados en tus genes BRCA1 y BRCA2, consulta a tu médico sobre otras alternativas para reducir tu riesgo de contraer cáncer de mama.
  • Realízate diagnósticos regulares (y tratamientos si resultas positiva). Las opciones al respecto son: mamografía regular, examen MRI para seno, examen clínico de pechos o la auto exploración de tus senos.

 

Consulta a tu médico si tienes dudas o preocupaciones sobre la posibilidad de que tengas cáncer de mama.

Fuentes consultadas:

https://www.nationalbreastcancer.org/breast-cancer-facts

https://ww5.komen.org/BreastCancer/WarningSigns.html

https://www.nationalbreastcancer.org/breast-self-exam

https://www.cdc.gov/cancer/breast/basic_info/mammograms.htm

https://www.nationalbreastcancer.org/diagnostic-mammogram