Mi madre, el Alzheimer y yo

Denisse Oller

por Denisse Oller

Cuando mi padre me llamó aquel 10 de enero del 2001, suspiré con alivio. No es que la noticia no me conmoviese, es que ya hacía años que mi madre había muerto, solo que esta vez su fallecimiento era oficial.

Mi madre vivió los últimos diez años de su vida sumida en las tinieblas del mal de Alzheimer. Al principio, olvidaba realizar las tareas más básicas de la rutina diaria. No recordaba apagar la estufa, dejaba las llaves por todos lados o se preguntaba si había cerrado la puerta principal de la casa, a pesar de que la familia se había asegurado de que así fuera. Se agitaba ante su desorientación, un sentimiento de zozobra que nadie lograba calmar. Con el tiempo, optó por no salir de su hogar ––el único mundo que de verdad conocía–– a medida que fue perdiendo la mente.

Eso fue solo el comienzo. Con el pasar del tiempo empezó a confundir nombres, fechas y personas, incluso a los miembros de su propia familia. La confusión dio paso al olvido. Su deterioro físico fue violento. Aquella mujer que en su juventud había sido extraordinariamente bella ––y, sobretodo, guapa, muy guapa, con ojos color caramelo, de tez pálida con pecas claras y una silueta como las de aquella época, en forma de guitarra, por así decirlo–– era solo un recuerdo.

Mi madre me tuvo a los 38 años, que en 1955 era una edad muy avanzada para comenzar a formar una familia. Aun de muy pequeña, ya percibí que como madre y esposa se sentía abrumada y atrapada. A veces la descubría llorando o sollozando en secreto; otras veces oraba y la música de Carlos Gardel y otros grandes del tango no faltaban en las tardes de mi casa, justo antes de que mi padre llegara del trabajo. Esa fue la música nostálgica con la que me crie en un suburbio de San Juan, Puerto Rico. Supongo que a mi madre esas melodías la transportaban a un mundo mágico que le ofrecía otra vida, otras posibilidades.

Nunca la vi feliz; no recuerdo haberla visto riendo a carcajadas jamás. Recuerdo leves sonrisas. También recuerdo muchas lágrimas, lágrimas que siempre la acompañaron; imagino que había una enorme pena en su alma que nunca compartió y que yo tampoco me atreví a conocer.

Con el transcurso de los años llegó el Alzheimer que le robaría la memoria y, con ella, borraría también sus penas.

La enfermedad, que se agravó velozmente a partir de las primeras manifestaciones, prosiguió sin freno hasta devastar por completo su cuerpo y mente. Al final era un guiñapo retorcido, marchito, dependiente de ayuda para lo más básico.

En el último año de su vida, era ya un cadáver insepulto. Respiré aliviada cuando murió. Finalmente se había liberado de esa terrible enfermedad. Su historia fue idéntica a la de mi abuela y a las de casi todas mis tías, hermanas de mi madre, ya fallecidas.

No hay cura para el Alzheimer, enfermedad que tiende a ser hereditaria en más del setenta por ciento de los casos. Noviembre es el mes para crear conciencia sobre esta enfermedad mental progresiva que se caracteriza por una degeneración de las células nerviosas del cerebro y por una disminución de la masa cerebral.

Las manifestaciones básicas son la pérdida de memoria, la desorientación temporal y espacial y el deterioro intelectual y emocional. Aún no se conocen sus causas. Mientras tanto, el número de víctimas sigue en ascenso; se cree que más de 30 millones de personas padecen este tipo de demencia senil agravada en todo el mundo.

¿Me preocupa mi propia salud? Desde luego que sí. He consultado con mi médico primario, quien me ha ofrecido las siguientes recomendaciones, que comparto contigo:

  • Si crees que estás perdiendo la memoria o has experimentado mareos regulares, debes consultar con tu médico. La detección temprana ha demostrado ser útil para implementar estrategias que aborden el problema de fondo que causa el deterioro cognitivo.
  • Consume una dieta balanceada y ejercítate. Añade más frutas y vegetales frescos y más granos integrales a tu dieta, reduce las frituras, las grasas animales, las azúcares y el exceso de sal. Camina y ejercítate por lo menos 30 minutos al día, al menos tres días a la semana.
  • Practica la estimulación mental y el contacto social. Mantener la agudeza mental es fundamental: lleva una vida social activa: pinta, lee, baila, escribe, únete a un club.
  • Duerme las horas necesarias para que tu cuerpo descanse. Trata de reducir el estrés.

Eso es por ahora, y mientras no haya cura, lo que puedo hacer por mí. Cuanto me hubiese encantado compartir más tiempo con mi mamá, haberla llegado a conocer mejor, haberle preguntado sobre su vida, haberle compartido que, gracias a esa música que escuché de niña, hoy día amo el tango y lo bailo con una pasión de arrabal. Hubiese querido transmitirle la energía y voluntad y garra que me dio la vida. ¡Cuanto me hubiese alegrado haberla hecho sonreír!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *