Con el Día de las Madres, ¡empieza la Semana Nacional de la Salud Femenina!

Share this post!

Denisse Oller

por Denisse Oller

Cada mayo, celebramos el Día de las Madres para no olvidarnos de reconocer la figura materna en nuestras vidas; para darles gracias a las mujeres que nos dieron la vida, nos criaron y apoyaron cuando más las necesitamos. Así, no es casual que el Día de las Madres marque el inicio de la Semana Nacional de la Salud Femenina, cuando millones de mujeres buscan mejorar su salud y dar los pasos necesarios para desarrollar hábitos positivos y saludables en sus vidas. ¿Puede haber un mejor regalo que el bien de la salud?

La Semana Nacional de la Salud Femenina es organizada por el Departamento de Salud y de Servicios Humanos del Gobierno de Estados Unidos a través de la Oficina de Salud para las Mujeres, y tiene como propósito recordarles a las mujeres que deben darse el “tiempo para mí” que necesitan para comer saludablemente, practicar el cuidado de sí mismas y para programar por fin esas citas tan necesarias con el médico.

Así pues, ¿qué pasos puedes dar para aprovechar la Semana Nacional de la Salud Femenina en el ánimo de avanzar hacia una vida más segura y sana?

  • Realízate los exámenes de detección recomendados y obtén una atención médica preventiva. Los chequeos médicos son importantes. La atención médica preventiva puede evitar enfermedades o detectarlas oportunamente, cuando su tratamiento es más efectivo.
  • Levántate y ponte en movimiento. Sal de casa para disfrutar el clima primaveral y veraniego. La actividad física es una de las cosas más importantes que puedes hacer por tu salud, pues produce muchos beneficios, como la reducción del riesgo de sufrir enfermedades cardiacas.
    • Los adultos necesitan al menos 2 horas y 30 minutos a la semana de actividad física aeróbica moderada.
  • Come saludablemente. La nutrición es parte esencial de un estilo de vida saludable. De acuerdo a nuestra página del plan nutricional DASH, una dieta saludable debe incluir frutas, verduras, cereales integrales, leche y productos lácteos descremados o bajos en grasa, carnes magras y alimentos bajos en sal, sin grasas saturadas ni “trans” y sin azúcares añadidas y mucho menos refinadas.
  • No te olvides de la salud mental. Sabemos que la maternidad suele estar acompañada del estrés. Más aún, un estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades revela que 1 de cada 10 mujeres experimenta síntomas de depresión. Esta semana, concéntrate en tus hábitos para mantener la salud mental y busca maneras de manejar el estrés.
  • Practica conductas que te mantengan segura y sana. Aunque sencillas, algunas acciones pueden ayudarte a mantenerte segura y sana. Estas son algunas acciones que puedes hacer en beneficio de tu salud:

Es importante detectar lo que te motiva para mantenerte sana y para descubrir cuáles son tus metas de salud. Por eso, es indispensable que te des un tiempo para reflexionar sobre tu salud y para pensar en cómo puedes estar lo más sana posible. Y asegúrate de consultar nuestro sitio SOMOS para conocer las distintas maneras como puedes proseguir tu viaje hacia la salud plena.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *