Confessions of a (Former) Couch Potato

Nothing makes me happier than to be at home, in my favorite chair, reading and writing as I listen to music. I can do this for hours. Uninterrupted. Other than playing with my dogs, I cannot think of anything that brings me such bliss. Yes, I admit it: All my life I have been a couch potato.

Confesiones de una (ex) perezosa

Sí, lo admito: Toda mi vida me ha gustado estar aplatanada en casa. Y así fue, por un tiempo. Es cierto que no estaba satisfecha con cómo lucía; la ropa me quedaba apretada, me cansaba enseguida y la artritis estaba empezando a aparecer en mis articulaciones. No me podía arrodillar ni aunque en ello me fuera la vida. Por eso, cuando mi médico me sugirió una operación de rodilla, me di cuenta de que tenía que repensar mi estilo de vida.

Inspiration and Empty Calories in a Land of Plenty

I was home, invited to participate as a guest chef in “Saborea 2017,” the island’s internationally renowned four-day culinary extravaganza. The event is always over the top, even more so this year, in celebration of its tenth anniversary. There are visiting chefs and foodies from all over the world, and I am always inspired by the fresh local ingredients, the bold food choices, the beautiful presentations.

En busca de inspiración en la tierra de la abundancia

Estaba de regreso en casa, invitada a participar como chef en “Saborea 2017,” el prestigioso festival internacional que se celebra anualmente en la isla durante cuatro días. Cada año, el evento queda mejor, y este año fue especial porque celebraban los diez años del festival. Chefs y entusiastas de la cocina, de todas partes del mundo, acuden a este evento a deleitarnos con sus descubrimientos de nuevos y frescos ingredientes, recetas atrevidas y hermosas presentaciones.